La Regla de Oro en la Clínica Dental

Cómo crear un vínculo emocional entre tus colaboradores y la Clínica Dental

El director de la clínica está permanentemente observado, analizado y evaluado por sus colaboradores. 

Tus comportamientos son incluso, tema de diálogo entre los integrantes de tu equipo. Cada trabajador va a aportar sus criterios frecuentemente valorativos, en función de la forma en que percibió tus comentarios, decisiones o simplemente tus acciones. 

Si sabes manejar esta circunstancia a tu favor, podrás influir en el comportamiento de tu equipo y por tanto en los resultados económicos de la clínica. 

El equipo de la clínica es una esponja, de tal forma, si eres  un director que tiene emociones negativas te será muy difícil evitar transmitirlas conscientemente o “no”, a tu gente, que como sabes, te están observando y analizando. 

Es así, como será prácticamente inevitable que en el seno del equipo, se desarrollen sentimientos y conductas negativas. 

Un efecto similar pero de signo contrario, ocurre cuando transmites emociones positivas mediante un sincero optimismo, una enriquecedora visión de futuro, afecto, interés, respeto o consideración que sientes por tus colaboradores. En el fuero íntimo de tus colaboradores se desarrollarán emociones positivas que serán transmitidas en su comportamiento diario. 

Tu tienes la llave del efecto que quieres producir en tu gente y en el funcionamiento del equipo. Las actitudes y ejemplos que les transmitas determinarán el comportamiento del equipo y sus integrantes. 

Es cierto estas permanente en exposición y esta exposición será la “foto” de tus habilidades emocionales y morales. La manera en que las expongas y apliques determinará conductas similares en tus colaboradores. De tal forma, tendrás el derecho de reclamar a tu gente comportamientos éticos toda vez que tus competencias morales sean determinantes de tu conducta. 

La autoridad es un atributo del liderazgo. Los líderes disponen de diferentes porciones de autoridad. Sea mucha o poca la forma en que la ejerzas, producirás efectos positivos o negativos en el comportamiento de tus empleados. 

Si la autoridad la conviertes en autoritarismo, generarás efectos negativos en tu gente y en consecuencia, producirá disonancia en el equipo. Tu exposición como director y de tus acciones obrarán como amplificador de tus actitudes autoritarias y serán percibidas por tu equipo como un aprovechamiento inmoral de la posición directiva (en términos de: opuesto a la ética de un líder moralmente inteligente). 

Es así como el vínculo emocional entre tú y tus colaboradores se deteriorará y de no modificarse rápidamente esta situación, terminará por destruirse. 

Si te preocupas por tu gente y eres tolerante, generarás un sólido vínculo sustentado en principios éticos universalmente aceptados. 

Si desarrollas estas competencias morales, producirás dentro del equipo un clima de positiva seguridad que favorece por un lado, la creatividad y por el otro, permite al equipo centrarse sin distracciones, en el logro de las metas propuestas. 

Asimismo, este tipo de vínculo profundiza en tus colaboradores, su compromiso frente al cumplimiento de la tarea y los resultados esperados por ti. Este compromiso es una expresión del agradecimiento que tu colaborador siente en retribución por lo que recibe de tu actitud. 

Es así como, la integridad y respeto por un lado y el interés por los demás y la tolerancia por el otro, son competencias que generan vínculos racionales y emocionales. Tendrás mucho trabajo avanzado si te preocupas en conocer a cada uno de los integrantes de tu equipo y  consolidar dichos vínculos. 

Si conoces cuáles son las fortalezas y puntos a mejorar de cada uno de tus colaboradores, estás favoreciendo vínculos emocionales, al transmitir a tu colaborador que te preocupas e inviertes tiempo y esfuerzo en observarlo y analizarlo. Establecerás también vínculos racionales, al fijar un programa de formación que contribuya a consolidar sus competencias. 

Tu equipo deberá percibir un sincero interés por tu parte en desarrollar su potencial y ayudarlo a concretar tanto los objetivos empresariales como los personales, profesionales o económicos.

Tus colaboradores deben saber que no solamente valoras sus esfuerzos sino que también lo hacen los otros integrantes de la clínica.

 Tus acciones tienen un efecto determinante sobre el vínculo que el empleado construya con la clínica. Si actúas con integridad y respeto, es altamente probable que tus colaboradores sean leales y tus colaboradores sientan que “están trabajando para la empresa correcta”

Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como usuario. Si continúa con la navegación, entendemos que presta su consentimiento para el uso de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies