Los resultados de la clínica se consiguen a través de las personas

Coaching Dental: Forjando Líderes

Para poder dirigir a tu equipo, primero tienes que conocerte a ti mismo, tus debilidades, tus fortalezas. Si no logras tu propio equilibrio personal y no conoces a tu equipo, el ambiente de trabajo de tu clínica estará en permanente tensión.

 Si alcanzas tu equilibrio personal, pero no conectas con tu equipo, cada día de trabajo estará lleno de altibajos.

 Si tienes total control de tus emociones y llegas al corazón de tus colaboradores, el trabajo fluirá, las personas se sentirán realizadas y satisfechas y cada día ir a trabajar se convertirá en todo un placer.

 Tu clínica necesita de un líder, conviértete en esa persona que motiva y dirige adecuadamente a su equipo.

 Los resultados de la clínica, optimizar tus recursos, se consiguen a través de las personas.

 Tienes que conseguir que las personas estén suficientemente motivadas, saca lo mejor de cada uno, haz que trabajen como una piña, suaviza los conflictos, soluciónalos, no los crees. El día a día en la clínica impone un ritmo de trabajo muy alto, donde cada uno tiene que responder a diferentes funciones. Reconoce el esfuerzo individual y colectivo, haz que tu gente se sienta apreciada, valorada.

 Llegaras a su corazón, se sentirán realizados profesional y personalmente y eso llegará al corazón de tus pacientes.

 Esa será la marca personal de tu clínica, gente contenta trabaja bien y tus pacientes recibirán un trato excelente, te recomendarán a otros pacientes.  Tus resultados económicos se incrementarán, tú serás feliz y tu personal con una adecuada política de incentivos también lo será.

 Fomentarás un espíritu de orgullo de pertenencia a la clínica, las personas te seguirán de forma natural, tu influencia fluirá sin fuerza, sin presiones, ni tensiones.

 Tu equipo aceptará los cambios que consideres ya que has demostrado que eres coherente, justo, responsable y miras por el bien común de la clínica, de tus trabajadores, de los pacientes y de tus proveedores.  

Consigue reavivar el entusiasmo y el interés de los empleados por su trabajo.

 “El trabajo puede brindarnos la oportunidad de crecer espiritual, personal y económicamente. Si no es así, estamos desperdiciando nuestra vida“ 

“A las personas les gustan los retos. El dinero no es lo más importante. Hay que trabajar la cultura de que las personas sientan alegría al venir a trabajar por la mañana y satisfacción al irse por la tarde“ 

Cuídate como un deportista de alto rendimiento, cuida tu mente, tu salud física, tu alimentación. 

Cada vez que entres por la puerta de la clínica, plantéate tu trabajo no solamente en hacer tratamientos a los pacientes, dirige tu mirada más allá, levanta la cabeza y observa a tu alrededor, no te conformes con mirar. 

Concentra tus energías del día a día, en la realización de las tareas que resulten cruciales para el éxito. 

Conviértete en un facilitador para que tus colaboradores fluyan, crea las condiciones necesarias para que tu presencia sea la justa y necesaria, que cada uno sea responsable de su trabajo y sea capaz de trabajar con autonomía e interactuar en equipo. 

Una cooperación inteligente resulta infinitamente más valiosa que la obediencia mecánica.”