Coaching Dental Pablo Paredes

Gestión de Clínicas Dentales – Cursos & Consultoría

Página 2 de 3

Coaching Dental: El Secreto de la Clínica Dental de Éxito

COACHING DENTAL: El Secreto de la Clínica Dental de Exito

Coaching Dental: Forjando Líderes

Para poder dirigir a tu equipo, primero tienes que conocerte a ti mismo, tus debilidades, tus fortalezas. Si no logras tu propio equilibrio personal y no conoces a tu equipo, el ambiente de trabajo de tu clínica estará en permanente tensión.

 Si alcanzas tu equilibrio personal, pero no conectas con tu equipo, cada día de trabajo estará lleno de altibajos.

 Si tienes total control de tus emociones y llegas al corazón de tus colaboradores, el trabajo fluirá, las personas se sentirán realizadas y satisfechas y cada día ir a trabajar se convertirá en todo un placer.

 Tu clínica necesita de un líder, conviértete en esa persona que motiva y dirige adecuadamente a su equipo.

 Los resultados de la clínica, optimizar tus recursos, se consiguen a través de las personas.

 Tienes que conseguir que las personas estén suficientemente motivadas, saca lo mejor de cada uno, haz que trabajen como una piña, suaviza los conflictos, soluciónalos, no los crees. El día a día en la clínica impone un ritmo de trabajo muy alto, donde cada uno tiene que responder a diferentes funciones. Reconoce el esfuerzo individual y colectivo, haz que tu gente se sienta apreciada, valorada.

 Llegaras a su corazón, se sentirán realizados profesional y personalmente y eso llegará al corazón de tus pacientes.

 Esa será la marca personal de tu clínica, gente contenta trabaja bien y tus pacientes recibirán un trato excelente, te recomendarán a otros pacientes.  Tus resultados económicos se incrementarán, tú serás feliz y tu personal con una adecuada política de incentivos también lo será.

 Fomentarás un espíritu de orgullo de pertenencia a la clínica, las personas te seguirán de forma natural, tu influencia fluirá sin fuerza, sin presiones, ni tensiones.

 Tu equipo aceptará los cambios que consideres ya que has demostrado que eres coherente, justo, responsable y miras por el bien común de la clínica, de tus trabajadores, de los pacientes y de tus proveedores.  

Consigue reavivar el entusiasmo y el interés de los empleados por su trabajo.

 “El trabajo puede brindarnos la oportunidad de crecer espiritual, personal y económicamente. Si no es así, estamos desperdiciando nuestra vida“ 

“A las personas les gustan los retos. El dinero no es lo más importante. Hay que trabajar la cultura de que las personas sientan alegría al venir a trabajar por la mañana y satisfacción al irse por la tarde“ 

Cuídate como un deportista de alto rendimiento, cuida tu mente, tu salud física, tu alimentación. 

Cada vez que entres por la puerta de la clínica, plantéate tu trabajo no solamente en hacer tratamientos a los pacientes, dirige tu mirada más allá, levanta la cabeza y observa a tu alrededor, no te conformes con mirar. 

Concentra tus energías del día a día, en la realización de las tareas que resulten cruciales para el éxito. 

Conviértete en un facilitador para que tus colaboradores fluyan, crea las condiciones necesarias para que tu presencia sea la justa y necesaria, que cada uno sea responsable de su trabajo y sea capaz de trabajar con autonomía e interactuar en equipo. 

Una cooperación inteligente resulta infinitamente más valiosa que la obediencia mecánica.”

Coaching Dental: Mejora Continua de las Habilidades Gerenciales

COACHING DENTAL: Mejora continua de las Habilidades Gerenciales del director de la Clínica Dental

La clínica dental de éxito, crea las condiciones para un triunfo seguro y luego batalla contra el enemigo. Las clínicas sin dirección, acometen sin rumbo contra el enemigo y esperan tener suerte para sobrevivir.

 Cada vez es más importante reconocer qué se sabe acerca de un tema y que más se necesita saber. Como puedes optimizar tu tiempo en prever los posibles obstáculos para alcanzar tus objetivos y que medios necesitas para conseguirlos.

 No existe una única solución, no dispones de toda la información y cuando tomas decisiones importantes siempre existe el riesgo de equivocarte.

 Tus experiencias pasadas juegan un papel importantísimo, te pueden ocultar o destacar distintos aspectos de una misma situación.

 Contemplas el día a día de la clínica a través de tu propia ventana mental, que seguro será muy diferente al punto de vista del resto del equipo de la clínica. 

Tienes tus propios estereotipos y esto supone una limitación a la hora de crear las condiciones óptimas en la gestión de la clínica. 

Prueba a desarrollar tus habilidades cognitivas, empieza a ver los problemas desde perspectivas múltiples, analizar los problemas de distintas maneras, busca soluciones creativas, reúne a tu equipo, analiza las situaciones conjuntamente. 

¡¡Te sorprenderás de los resultados!!. 

¿Cómo puedes crear las condiciones óptimas dentro de la clínica? 

Confía en tu equipo, saca partido a su conocimiento y experiencia. Transmite una actitud positiva no hagas juicios de valor. Y mantén la cabeza fría. Crea un buen ambiente saludable. Las condiciones del mercado, el ritmo de vida, los nuevos hábitos de consumo te piden que estés alerta, que seas flexible, que estés preparado para saber cuando  y como modificar los planes. Recuerda en ser agradecido, busca constantemente formas internas de motivar a tu equipo. 

Aprovecha las reuniones de equipo para refrescar el sentido de pertenencia a la clínica, afianza la cultura de la clínica, destaca cuales son vuestros valores, que objetivos se han cumplido y cuales no. 

Facilita la intervención de tu equipo, que propongan nuevas ideas de satisfacer al paciente, como fidelizarle, si los objetivos de la clínica son compatibles con el servicio ofrecido. 

Al final son las personas las que realizan las tareas, pregunta, indaga nuevas formas de hacer las cosas, si los procesos actuales funcionan, si la gente se siente cómoda o les ralentiza su trabajo. 

Tienes a tu equipo implicado, aceptan las responsabilidades para resolver las incidencias del día a día. 

¿Qué predisposición hay para que el equipo de la clínica se adapte a nuevas oportunidades de mejora, han surgido nuevas necesidades de formación? 

Después de estas reuniones informales periódicas, tendrás en tu mano una información valiosísima, conocerás aspectos clave como la satisfacción de los Colaboradores (en términos de motivación, participación, servicios que reciben los propios empleados y nivel de satisfacción laboral). La satisfacción del Paciente (hasta qué punto se satisfacen sus necesidades). 

Podrás reflexionar si tu liderazgo va en la dirección correcta. 

Si tienes una política y estrategia adecuadas. 

Si la gestión de personal es acertada. 

Si estas llevando un uso eficiente de los recursos y una adecuada definición de los procesos. 

En base a tus respuestas, llegaras a la conclusión de que tu gestión te está conduciendo a una excelente gestión de la clínica, que estas en el camino de alcanzar los resultados empresariales deseados. 

La simplicidad en la gestión de la clínica dental, despega el horizonte hacia una clínica eficiente. No se trata de tener muchas normas. Las largas listas de normas suscitan confusión y al final no se recuerdan”

Coaching Dental: La Regla de Oro en la Clínica Dental

COACHING DENTAL: La Regla de Oro en la Clínica Dental

Un famoso general decía: Si se producen murmuraciones, faltas de disciplina y los soldados hablan mucho entre sí, quiere decir que se ha perdido la lealtad de la tropa.
Las murmuraciones describen la expresión de los verdaderos sentimientos;
Las faltas de disciplina indican problemas con los superiores.
Cuando el mando ha perdido la lealtad de las tropas, los soldados se hablan con franqueza entre sí sobre los problemas con sus superiores.

Te será familiar, sería muy extraño encontrar a un líder que desconozca esta realidad. 

El director de la clínica está permanentemente observado, analizado y evaluado por sus colaboradores. 

Tus comportamientos son incluso, tema de diálogo entre los integrantes de tu equipo. Cada trabajador va a aportar sus criterios frecuentemente valorativos, en función de la forma en que percibió tus comentarios, decisiones o simplemente tus acciones. 

Si sabes manejar esta circunstancia a tu favor, podrás influir en el comportamiento de tu equipo y por tanto en los resultados económicos de la clínica. 

El equipo de la clínica es una esponja, de tal forma, si eres  un director que tiene emociones negativas te será muy difícil evitar transmitirlas conscientemente o “no”, a tu gente, que como sabes, te están observando y analizando. 

Es así, como será prácticamente inevitable que en el seno del equipo, se desarrollen sentimientos y conductas negativas. 

Un efecto similar pero de signo contrario, ocurre cuando transmites emociones positivas mediante un sincero optimismo, una enriquecedora visión de futuro, afecto, interés, respeto o consideración que sientes por tus colaboradores. En el fuero íntimo de tus colaboradores se desarrollarán emociones positivas que serán transmitidas en su comportamiento diario. 

Tu tienes la llave del efecto que quieres producir en tu gente y en el funcionamiento del equipo. Las actitudes y ejemplos que les transmitas determinarán el comportamiento del equipo y sus integrantes. 

Es cierto estas permanente en exposición y esta exposición será la “foto” de tus habilidades emocionales y morales. La manera en que las expongas y apliques determinará conductas similares en tus colaboradores. De tal forma, tendrás el derecho de reclamar a tu gente comportamientos éticos toda vez que tus competencias morales sean determinantes de tu conducta. 

La autoridad es un atributo del liderazgo. Los líderes disponen de diferentes porciones de autoridad. Sea mucha o poca la forma en que la ejerzas, producirás efectos positivos o negativos en el comportamiento de tus empleados. 

Si la autoridad la conviertes en autoritarismo, generarás efectos negativos en tu gente y en consecuencia, producirá disonancia en el equipo. Tu exposición como director y de tus acciones obrarán como amplificador de tus actitudes autoritarias y serán percibidas por tu equipo como un aprovechamiento inmoral de la posición directiva (en términos de: opuesto a la ética de un líder moralmente inteligente). 

Es así como el vínculo emocional entre tú y tus colaboradores se deteriorará y de no modificarse rápidamente esta situación, terminará por destruirse. 

Si te preocupas por tu gente y eres tolerante, generarás un sólido vínculo sustentado en principios éticos universalmente aceptados. 

Si desarrollas estas competencias morales, producirás dentro del equipo un clima de positiva seguridad que favorece por un lado, la creatividad y por el otro, permite al equipo centrarse sin distracciones, en el logro de las metas propuestas. 

Asimismo, este tipo de vínculo profundiza en tus colaboradores, su compromiso frente al cumplimiento de la tarea y los resultados esperados por ti. Este compromiso es una expresión del agradecimiento que tu colaborador siente en retribución por lo que recibe de tu actitud. 

Es así como, la integridad y respeto por un lado y el interés por los demás y la tolerancia por el otro, son competencias que generan vínculos racionales y emocionales. Tendrás mucho trabajo avanzado si te preocupas en conocer a cada uno de los integrantes de tu equipo y  consolidar dichos vínculos. 

Si conoces cuáles son las fortalezas y puntos a mejorar de cada uno de tus colaboradores, estás favoreciendo vínculos emocionales, al transmitir a tu colaborador que te preocupas e inviertes tiempo y esfuerzo en observarlo y analizarlo. Establecerás también vínculos racionales, al fijar un programa de formación que contribuya a consolidar sus competencias. 

Tu equipo deberá percibir un sincero interés por tu parte en desarrollar su potencial y ayudarlo a concretar tanto los objetivos empresariales como los personales, profesionales o económicos.

Tus colaboradores deben saber que no solamente valoras sus esfuerzos sino que también lo hacen los otros integrantes de la clínica.

 Tus acciones tienen un efecto determinante sobre el vínculo que el empleado construya con la clínica. Si actúas con integridad y respeto, es altamente probable que tus colaboradores sean leales y tus colaboradores sientan que “están trabajando para la empresa correcta”

Marketing Dental: Atraer y Fidelizar Pacientes a la Clínica Dental

MARKETING DENTAL: Cómo atraer más Pacientes a la Clínica Dental y Fidelizarlos

La importancia de la Imagen Corporativa en la Clínica Dental.

Has encontrado el camino para aprovechar tu máximo potencial como gerente de la clínica, has logrado que el trabajo de tu equipo sea excelente.

Es el momento de la verdad, es el momento de conocer si la clínica está preparada para superar las expectativas de los pacientes.

Cada paciente tiene una escala de valores, a la hora de analizar el servicio que percibe.

Unos pacientes valoran tu clínica en función del umbral de dolor, otros en función del tiempo de espera, otros en base a la limpieza de la clínica, para otros será prioritario el tratamiento personal recibido por el equipo de la clínica. Para algunos su única valoración será el importe del presupuesto.

Podría enumerarte multitud de factores, cuantificables, subjetivos e intangibles.

Pero tu objetivo es agradar a todo tipo de pacientes. Abarcar todas las exigencias posibles, todas ellas totalmente justificadas y razonables.

Yo por naturaleza, soy partidario de simplificar, me gusta abordar los problemas complejos desde una perspectiva distinta.

Prueba a dividir los problemas complejos en pequeños problemas, que sean más manejables y fáciles de resolver. En la clínica dental, los problemas suelen ser multifacéticos y multidimensionales.

Tu primera preocupación será analizar, como se están realizando los tratamientos por los profesionales médicos.

La única manera es establecer evidencias científicas, para determinar  la Calidad Científico-Técnica o Física, la que hace referencia a la asistencia que el paciente realmente está recibiendo.

Este componente técnico es la razón de ser de tu clínica, ofreces servicios sanitarios, tus clientes son pacientes con una dolencia.

Es vital para la supervivencia de la clínica, que exista una adecuación entre la asistencia que se presta y los avances científicos y la capacitación de los profesionales, lo que implica la ejecución de todos los procedimientos con la mayor destreza profesional.

Tu prioridad es ofrecer al paciente la mejor asistencia sanitaria acorde al estado de la ciencia y lograr los cuidados más apropiados en base a las necesidades del paciente y que por supuesto le satisfagan.

Aquí tienes el componente interpersonal del proceso asistencial en si mismo, es la misma relación entre el paciente y el profesional.

Tu clínica será juzgada por el paciente. Y su opinión se trasladará a su circulo familiar, amigos y conocidos, los cuales se crearan una opinión del servicio asistencial de tu clínica sin llegar haber sido tus pacientes.

Estos círculos también trasladaran su opinión a otro circulo de personas, que estas hablaran de oídas acerca de tu clínica a otras personas,….

“No te imaginas el efecto viral que puede tener una mala praxis”

Con un poco de suerte si has mimado la imagen corporativa de la clínica, puede que consigas amortiguar la percepción del paciente. Si has conseguido dar una buena imagen, facilitaras que el paciente te de una segunda oportunidad para volver a causar una buena impresión y mitigar lo mejor posible, las malas impresiones y experiencias insatisfactorias.

Si no cuidaste la imagen corporativa, habrás contaminado tanto las percepciones que ha tenido el paciente tras su paso por la clínica como las expectativas de los posibles tratamientos futuros.

¿Qué puedes hacer para destacar tu clínica dental? Puedes establecer un plan de acción dentro de la clínica. Te puedes posicionar  y diferenciarte, como un referente de calidad asistencial en el sector.

Tu objetivo, tu razón de ser tiene que dirigirse a la mejora continua, así podrás identificar las mejores oportunidades para asegurar la supervivencia de tu clínica.

Revisa y rediseña los procesos necesarios y adecuados, para que la clínica reestablezca la manera de cubrir objetivos a niveles de coste, calidad, servicio y rapidez, enfocados a superar las expectativas del paciente.

Te aseguraras así que estas ofreciendo la máxima calidad asistencial. Las decisiones clínicas se basarán en la evidencia científica en la medida de lo posible y la calidad formará parte de los objetivos asistenciales en todos los niveles de la organización. 

Esto implica un Análisis de la calidad de los medios utilizados para ofrecer el servicio, evaluar la estructura que dispone la clínica.

Analizar la calidad de los procedimientos y métodos utilizados para realizar las actividades dentro de la clínica, ver si los procesos implantados son los más idóneos.

Analizar la calidad de los resultados, medir la actividad de la clínica y en base a la evaluación de los resultados, tomar las medidas correctoras necesarias para corregir las desviaciones detectadas.

El plan estratégico de la clínica dental, tiene que contemplar como prioridad involucrar a todo el equipo de la clínica.

Implantar un programa de calidad. Averiguar qué procesos se necesitan mejorar y adoptar una cultura de mejora continua enfocada a satisfacer a los pacientes”

Coaching Dental: La Gestión y Dirección de los Colaboradores de la Clínica Dental

COACHING DENTAL: La Gestión y Dirección de los Colaboradores de la Clínica Dental

Las relaciones personales y profesionales tienden a digitalizarse, pero la esencia, el gran secreto es cultivar las relaciones personales cara a cara.

La clínica está formada por personas, que se relacionan entre si y se relacionan con personas externas, pacientes, proveedores,… Al final sólo se trata de personas que tratan con personas.

En las reflexiones anteriores me he centrado en tu posición como director, en el desarrollo de tus habilidades atléticas como director de clínica de alto rendimiento. Tu equilibrio físico y mental, en tu capacidad de conocerte a ti mismo y afrontar tu lugar dentro de la clínica. 

Ahora estás preparado para el siguiente paso. Tú y tu equipo.

Seguramente tú no te comportas igual, cuando tratas con amigos, con tu familia, con tus proveedores o con tus colaboradores dentro de la clínica.

Dime con que animo entras por la mañanas a la clínica. Que cara tienen tus colaboradores cuando te ven llegar.

“La respuesta mi [email protected], no está soplando en el viento.”

Son reflexiones que implican contestar preguntas, hacerse preguntas incomodas, buscar las respuestas y ser sinceros con nosotros mismos…

No te digo que cambies drásticamente de un día para otro, simplemente, se trata de ir limando hábitos, hacer pequeños ajustes todos los días y buscar la excelencia de ti mismo como director, con tu equipo, con tus pacientes, con la clínica que queréis llegar a ser.

Tu equipo tiene que saber desde el principio que se espera de ellos y cuales son las reglas del juego dentro de la clínica.

La forma en la que establezcas la disciplina positiva, ejerciendo el control pero dejando libertad.

Saber, cuando tienes que soltar sedal y cuando tienes que tirar con fuerza, pero hasta el punto exacto que no rompas el hilo. Por que si rompes el hilo, perderás la comunicación y posiblemente ya no lo vuelvas a recuperar.

El día a día, te va mostrando las lucecitas rojas de aviso.

Toma decisiones rápidas y contundentes. “Contrata despacio y prescinde de las personas no adecuadas rápidamente”.

La clave es establecer “relaciones de confianza” con tu equipo, no puedes dedicar tu tiempo a hacer de detective, eso supone un desgaste físico y mental que no te puedes permitir.

Trabaja la comunicación, habla con tu equipo de forma abierta y honestamente y si son las personas adecuadas recibirás el mismo trato.

Cuando necesites incorporar más personas a tu equipo, cuenta con personas que puedan cumplir con las exigencias del trabajo y que trabajen bien con los demás.

Dales un sentido de propiedad, involúcrales al determinar sus objetivos, dales libertad para resolver problemas y que tomen decisiones que mejoren su productividad.

Intenta crear espíritu de equipo, anima a las personas a trabajar juntas y a apoyarse mutuamente en actividades que estén relacionadas.

Si detectas que fallan como jugadores de equipo, hazlo saber.

Preocúpate por las personas, conoce sus aspiraciones personales, busca constantemente vías para que se sientan motivados y consigue que el resto del equipo se ayude mutuamente para aprender y prosperar.

Celebra públicamente que el éxito de todos y el tuyo, depende del trabajo del equipo.

Vas a tener inevitable malos entendidos, conflictos. Asúmelos, no los rechaces, pero resuélvelos lo antes posible.

  • Si los colaboradores reciben las funciones de manera clara, sencilla y consecuentes, éstos sólo se limitaran a aceptarlas.
  • Cuando las instrucciones son confusas, contradictorias y cambiantes los colaboradores no las aceptan o no las entienden.

Cuando las instrucciones son razonables, justas, sencillas, claras y consecuentes, existirá una satisfacción recíproca entre tú y el equipo de la clínica”

Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como usuario. Si continúa con la navegación, entendemos que presta su consentimiento para el uso de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies